Arte y medicina:

Atención contemplativa en tiempos de crisis
Atención contamplativa en la medicina y psicoterápia occidental

En 2007 fui invitado por la doctora médica y psiquiatra Ulrike Anderssen-Reuster (Dresden) a participar como uno de los autores de uno de los primeros libros en Alemania en que médicos, científicos, psiquiatras, psicólogos, terapeutas, filósofos y pensadores exploraron el rol de la atención contemplativa en los procesos de curación física, neurológica y mental. Los autores presentan las nuevas investigaciones y entendimientos de esta técnica y las posibilidades de su aplición en la práctica y la cotidianeidad clínica.

¿Qué es la atención contemplativa?

Mindfulness – atención contemplativa – es una práctica meditativa, conocida en la filosofía budista pero también en el cristianismo. Se trata de una postura de observación no involucrada de todos los fenómenos que se nos presentan, inclusive los propios pensamientos y emociones, siendo testigo conciente de todo lo que es y ocurre. A diferencia de la concentración, la mindfulness no busca enfocarse en algo específico sino abrir la conciencia hacia el panaroma más amplio posible. Hace varias décadas que la mindfulness ha empezado a entrar en las prácticas terapeúticas occidentales, siendo hoy día motivo también de la investigación científica.

¿Cómo navegar si no hay ni paisaje ni mapa?

Mi ensayo – “Mapas de mindfulness – navegar en tiempos de crisis” – explora cómo, en tiempos de transiciones y crisis, se ponen a prueba no sólo nuestras respuestas habituales sino también los fundamentos orientativos cuando pierden su correspondencia con la realidad tal como la hemos conocido. Aunque nos agarremos aún más fervorosamente de nuestras creencias y valores, ellos parecen haber perdido su fuerza ordenadora. El ensayo toma como base que la realidad exterior (el mundo de los hechos y de las cosas) y la interior (nuestra mirada, cognición e interpretación) no son reinos separados sino que colaboran en la creación y el desarrollo del mundo que habitamos. Se propone entonces que el quiebre del orden conocido, aunque sea doloroso, contiene también la semilla del crecimiento. En tales situaciones, la reacción más común es caer en una visión de tunel, reduciendo nuestra atención al punto percibido como peligro, quedándonos paralizados por las contradicciones y la imposibilidad de resolverlas. El ensayo propone trabajar con mapas de navegación que, a partir del objeto de la concentración, ayudan a ampliar la mirada no sólo sobre las circunstancias exteriores sino también sobre nosotros mismos.

¿Imágenes para lo inimaginable?

El ensayo está ilustrado por dibujos de Mr. Fivehair que acompaña al lector en la búsqueda para salir de un estado de reducción a uno de conciencia observadora y amplia. La atención contemplativa nos ayuda a tomar conciencia de nuestras emociones, ideas y conceptos como acercamientos a la realidad de la que ellos mismos forman parte, y, simultáneamente, como obstáculos que nos separan de ella. Una imagen – tal como las palabras, ecuaciones matemáticas o cualquier otro sistema de representación – tampoco nos libera de la paradoja. Pero, el arte sí puede poner en movimiento nuestra capacidad de intuir más allá de la emotividad, sentir más allá de los sentidos y reconocer sintonías más allá de lo que el cuerpo y la mente son capaces de capturar. En ese sentido, el arte no compite con las demás representaciones: una imagen no dice más que mil palabras sino apunta a aquello que a las palabras se les escapa.