Novela gráfica y teatro:

Los candidatos

¿Qué es Los candidatos?

Los candidatos es una historia de la que he producido dos versiones: una novela gráfica y una obra de teatro.

¿Cómo empieza la historia?

La compañía La Verdaderamente Única está en crisis. Su singularidad está siendo desafiada; su operación se desarrolla por debajo de las expectativas, y su visión, valores y actitudes se encuentran tremendamente criticados por personas ajenas a la misma.  Los tres miembros del Consejo deciden – por detrás de su carismático líder, El Presidente – invitar a diez prometedores ejecutivos a un encuentro secreto en el country clubde la compañía. Cada uno de los diez individuos representa un área distinta de responsabilidad dentro de la organización y a un tipo diferente de personalidad. A través de una serie de tests, Los miembros del Consejo buscan identificar el candidatomás adecuado que, quizás reemplazará al Presidente o en su defecto servirá de chivo expiatorio para la crisis creciente. Los candidatos entran en el juego, sin conocimiento de este plan, ignorando el propósito del seminario, y sin información acerca del criterio de los tests. Son observados a lo largo de todo día tanto de manera abierta como encubierta, por los propios miembros del Consejo.

¿Cómo termina la historia?

El ejercicio resulta ser contraproducente. Muy pronto, los tests conducen a niveles inesperados de ambigüedad y contradicciones y penetran en la sombra oscura y la zona tabú de La Verdaderamente Única y de sus miembros presentes. El juego se convierte en un “reality show”, y el show pone a la luz una realidad que permanecía oculta hasta ahora. Los miembros del Consejo luchan por mantener el control. Combaten la incertidumbre y defienden lo que ellos consideran la integridad del sistema. En base a los tests van descartando un número creciente de candidatos y bajo la pretensión de que el propio Presidente ha requerido su ayuda en la casa matriz los mandan a sus casas. Por su parte, los candidatos restantes quedan en un juego de supervivencia cada vez más tenebroso y donde sienten que una amenaza indefinible crece. ¿Les pasará algo a ellos, a la organización, a sus líderes o a la misión colectiva? Finalmente los tests dan resultado: uno, sin embargo, completamente diferente al que los participantes habían esperado.

¿Qué es La Verdaderamente Única?

La Verdaderamente Única puede ser una  corporación multinacional, un  sistema político o partido predominante, un organismo multilateral de amplia envergadura, una organización no gubernamental internacional, una institución social o científica, o un gran movimiento o red. Es la manifestación visible de nuestro actual sistema colectivo de creencias y es el resultado de un conocido cóctel de ingredientes. El tamaño significa importancia. El acceso y la membresía son exclusivos. Los miembros comparten los mismos valores y operando bajo el paraguas de la misión compartida, sienten que son parte de una causa superior y muy significativa. En este sentido, La Verdaderamente Única representa más que una organización: es un modelo de cómo manejar la realidad colectivamente. El modelo se basa en un modo particular de ver la vida. Está encadenado a una idea, una ideología y a paradigmas internalizados. Por ultimo, el modelo enfatiza el liderazgo personal y por lo tanto depende en gran medida del carisma y los mitos personales de sus líderes. 

¿Quién es el antagonista?

En primer lugar, la propia realidad es la gran antagonista de La Verdaderamente Única. Su complejidad supera la capacidad operativa e intelectual de la organización. Cuanto más globalmente integrado se vuelve el mundo, más fragmentado está y esta combinación entre la creciente interdependencia y el aumento de la desintegración hace que la organización oscile entre una noción de omnipotencia y un irritante sentimiento de desamparo.

En segundo lugar, las creencias de sus personajes son las otras grandes antagonistas. Los líderes y ejecutivos de La Verdaderamente Única reaccionan mejorando aquello que ya hacían perfecto. Optimizan su propio sistema. Tratan de aumentar su eficiencia, influencia y crecimiento. Sacrifican cada vez más partes de sus propios miembros para salvaguardar la existencia del resto. El sistema se amputa a si mismo con el objeto de actuar más ágilmente, correr más rápido y mantenerse primeros. Lo que los líderes y seguidores llaman “cambio continuo” representa, en realidad, una repetición cada vez más frenética de los patrones ya conocidos. Los miembros del Consejo están dispuestos a cometer un acto de flagrante deslealtad – preparar ocultamente el reemplazo de su propio líder para mantener intacto el sistema. 

¿Quiénes son los candidatos?

Los candidatos son elegidos entre una masa de seguidores para que den prueba de su propio valor. Deben demostrar su propia singularidad.  Están atrapados entre la espada y la pared. Cuanto más fuerte enfatizan su individualidad independiente, entran más y más en contradicción con la singularidad de la organización.  Pero, si se presentan como ejecutores dependientes del sistema – es decir, tan solo sus representantes - demuestran su falta de rasgos distintivos personales. 

Nosotros somos los candidatos.