Arte y curación:

Manos y mente

Un experimento

En el 2005 el doctor médico y psicólogo Peter Geissler de Viena estaba por terminar una investigación sobre el rol y el poder curativo del contacto corporal entre paciente y terapeuta en la psicoterápia. Ahí él y yo nos embarcamos en un experimento nuevo para ambos. Él me mandó un resumen de la investigación científica y sus fundamentos teóricos, a partir de los cuales desarrollé un cuerpo de imágenes con la meta de, no sólo ilustrar los contenidos ya producidos sino, agregar una mirada artística sobre ellos.

El desafío artístico

El tema del contacto corporal entre paciente y terapeuta en la psicoterápia era y sigue siendo sumamente complejo y, por consecuencia, controvertido porque cae en el territorio intermedio – y vacío – que en nuestra cultura se ha creado entre cuerpo y mente, materia y espíritu. Este experimento científico-artístico en el que mi contribuición buscaba ir más allá de la mera ilustración de ideas ya pensadas, se enfrentó entonces con múltiples desafíos, muchos de los cuales tienen también una dimensión filosófica y espiritual. Sin embargo, el rol del arte no era tomar los resultados científicos meramente como estímulo creativo a partir del cual el artista sigue su propio camino – era necesario penetrar, intelectual y conceptualmente los pensamientos del otro. Ahí encontré la verdadera raíz del diálogo entre un científico y un artista: ambos poseen su propio eje y sus particulares vehículos de exploración y representación de lo encontrado, pero lo que buscan – la quintesencia del universo y de nosotros en él – es lo mismo.

Resultados

Las imágenes del experimento “Manos y mente” se publican hoy día en las tapas de la revista “Psychoanalyse und Körper” (psicoanálisis y cuerpo), y Peter Geissler y yo seguimos pensando y trabajando juntos.