Arte y curación

El sufrimiento del cuerpo, la mente y el alma genera una crisis en la biografía del enfermo y su comunidad. El orden familiar se deshace, los planes se quiebran, la continuación de muchos procesos y recorridos se pone en riesgo, y el volver a un antes conocido es, muchas veces, imposible. La vida ya no se parece a lo que habíamos imaginado. la crisis de la enfermedad es, también, una crisis de las imágenes que teníamos sobre la vida y nosotros mismos.

Con mi aporte artístico quisiera contribuir a que el poder creativo de las imágenes interiores y la imaginación del paciente y de todos los que lo cuidan y acompañan florezcan de nuevo.

 

Confluencia y turbulencia de imágenes

Tanto en la crisis que una enfermedad genera como en el camino para atravesarla confluyen y dialogan varias imágenes diferentes:

  • Las imágenes del paciente acerca de sí mismo, su estado presente y las perspectivas futuras de su vida, y también las imágenes de su memoria y las de sus proyecciones. Muchas veces, dependiendo de la gravedad de la enfermedad, existe la necesidad, no sólo de revisar las imágenes existentes sino también de soltarlas. Además es, en estos momentos, es frecuente que también se transformen las imágenes que el paciente había tenido acerca de sus seres queridos.
  • Las imágenes de los familiares y amigos sobre el paciente y su rol en el grupo de pertenencia y también sobre sí mismos. Es común que la vulnerabilidad de una persona querida dispare una gran turbulencia en el imaginario propio y ponga en crisis las imágenes que la familia y los amigos habían tenido sobre la vida, el sufrimiento, la fragilidad y la finitud en general.
  • Las imágenes científicas, tanto tecnológicas como simbólicas sobre las causas, síntomas y perspectivas de curación.
  • Las imágenes de los médicos, enfermeras y terapeutas sobre el paciente y su enfermedad, y las visiones que desarrollan acerca de los posibles caminos de curación.
  • Las imágenes de los acompañantes religiosos o espirituales sobre el significado del sufrimiento, la existencia humana y la muerte.
  • Las imágenes de la sociedad sobre la salud, la enfermedad, la vida plena, digna y significativa.

A veces, estas imágenes confluyen armónicamente, pero en muchos casos son como mundos separados dentro y alrededor del paciente: un remolino turbulento de imágenes disociadas que puede dificultar el camino de la curación. Creo que el arte es capaz de contribuir significativamente a capturar esta confluencia, a explorar sus energías básicas y a estimular un diálogo creador entre las realidades exteriores e interiores.

 

Una búsqueda compartida

La exploración de estas imágenes que confluyen en un sitio de curación y rehabilitación es una búsqueda compartida en la que se embarcan referentes de todos las áreas involucradas - médicos, terapeutas, staff, científicos – y hasta los pacientes y sus familiares, unidos por las mismas preguntas trasversales:

  • ¿Cuáles son las imágenes personales, médicas, científicas y sociales que confluyen en la cotidianeidad clínica?
  • ¿Cuáles son las características de su entretejido e interacción y donde crean – u obstaculizan – perspectivas curativas?
  • ¿Cuáles son las medidas médicas, terapeúticas, didácticas y creativas que pueden, de modo específico, potenciar su fuerza curativa?

Cada área aporta sus propias imágenes que componen una colección que – como espacio real y metamofórico – atrae y une las miradas diversas. La contribución del arte consiste en fermentar y estimular la búsqueda, de manera creativa y simbólica, de las imágenes existenciales que guían las comprensiones de la enfermedad, de la curación y de una vida digna.

 

Una mirada integrada

Mirando el propio universo de imágenes, los médicos, los terapeutas, el staff y otros referentes del proceso curativo pueden identificar aquellos campos en los que el potencial curativo de las imágenes reales e interiores potenciarán por medidas específicas y diseñadas según las condiciones particulares del hospital o de la clínica.

Al abrir la colección tanto al mundo científico como al público existe la posibilidad de profundizar el diálogo conceptual sobre el rol de las imágenes en la curación, y el diálogo entre el adentro y el afuera del espacio de curación.

 

Contribución orgánica y diferenciada

Mi visión de la contribución creativa a los procesos de curación es que ella nazca desde adentro del universo al que sirve, y que no se traiga desde afuera como algo agregado. Tengo un profundo respeto por el poder de las imágenes que, si no entran orgánicamente en una situación de vida tan crítica como la enfermedad, pueden ser hasta contraproducentes. Por ello creo que para hacer una contribución creativa a la curación es imprescindible el diálogo entre la medicina y el arte.